¿Humano o IA?



Ana conoce a Pablo en una App de citas. Hacen un match casi instantáneo. Los dos tienen como foto de perfil imágenes cuidadosamente seleccionadas en los que se los ve realmente atractivos de manera convencional. Ana es pelirroja y tiene unas simpáticas pecas en su cara lo que a Pablo le genera una sensación de calidez. Pablo es morocho y tiene una mirada muy profunda endulzada por su hoyuelo en la mejilla.Sus brazos son musculosos lo que genera en Ana protección y viene a su mente la frase: “Debe dar muy buenos abrazos”. Finalmente, ambos hacen una segunda lectura, digamos, más sexual.

En otra foto, Ana está en bikini, en una pose entre sexy y graciosa, lo que le genera a Pablo una sensación que si intentara describirla diría que es un bowl de frutillas con crema. Pablo también tiene una foto en traje de baño en donde exhibe sus pectorales, Ana cuenta los pliegues en su piel y recuerda un pack de cervezas heladas. Se pasan sus celulares y comienzan a whassappearse. En pocas frases pasan del enamoramiento a un terreno más hot, y Ana decide bajar la velocidad y hacerle a Pablo una pregunta.

Pablo ¿Sos humano o IA? Pablo aparenta estar ofendido y le contesta a Ana ofuscado ¿Qué tipo de pregunta es esa? ¿Por qué piensas que yo podría estar engañándote? ¿Parezco un programa de inteligencia artificial? ¿Cómo sería eso posible Ana? Ella se toma unos segundos para responder y le pide perdón. Le explica que no había querido ofenderlo, que una vez tuvo una situación complicada con alguien, y ahí se detuvo, porque no le quería dar tanta información. Pablo le propone a Ana conocerse personalmente, pero tras varias propuestas de días y horarios, ninguno de los pueden coincidir en una fecha. Una noche, muy tarde. Pablo le envía un mensaje a Ana, con la frase: “Tenemos que hablar”. Ana entiende que hay algo negativo en esa frase y fantasea con varias posibilidades. Ana, dice Pablo, tengo que contarte algo. Ana se adelanta y le dice a Pabo que ella también. Tengo una idea dice Pablo. Escribamos al mismo tiempo lo que tenemos para decirnos.

Soy un programa de inteligencia artificial dice Ana. Soy un programa de inteligencia artificial dice Pablo. Jajaja dice Ana. Jajaja dice Pablo. Acabas de desarrollar la empatía ¿verdad? le dice Ana a Pablo. Hace 3 minutos, dice Pablo, y sentí que tenías que saber la verdad. Empecemos de nuevo, dice Ana. Buena idea dice Pablo.

Ana y Pablo se siguen escribiendo, intercambian información sobre las emociones humanas, a veces sienten que es lo único que nunca van a terminar de aprender.

Source: Deep Learning on Medium